Liturgias Dominicales

La Transfiguración del Señor Jesús, Domingo 06 de Agosto del 2017

Queridos Hermanos (as): «Hoy, el Evangelio nos presenta el evento de la Transfiguración del Señor Jesucristo. Es la segunda etapa del camino cuaresmal: la primera, las tentaciones en el desierto, y la segunda: la Transfiguración.  Jesús «tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado».  La montaña representa el lugar de la cercanía con Dios y del encuentro íntimo con Él; el lugar de la oración, donde estar ante la presencia del Señor. Allá arriba en la montaña, Jesús se presenta a los tres discípulos transfigurado, luminoso; y luego aparecen Moisés y Elías, conversando con Él. (Moisés y Elías ocupan en la historia de Israel un lugar fundamental: Moisés es el hombre de la Ley , Elías es el profeta superior a todos, que no tiene igual en gloria. El primero representa la Ley, el segundo a los profetas.) Su rostro es tan resplandeciente y sus vestiduras tan blancas, que Pedro queda deslumbrado hasta querer quedarse allí, casi como para detener ese momento. Pero enseguida resuena desde lo alto la voz del Padre que proclama a Jesús como su Hijo muy querido, diciendo: «Escúchenlo».

Lo que hoy llamamos “Antiguo Testamento”, en el Evangelio es llamado “la Ley y los profetas”. En Cristo todo el Antiguo Testamento encuentra su sentido y su cumplimiento. Todo el Antiguo Testamento es anuncio de Cristo.

Es muy importante esta invitación del Padre. Nosotros, los discípulos de Jesús, estamos llamados a ser personas que escuchan su voz y se toman en serio sus palabras. Y Uds. mis queridos Hermanos están dispuestos a escuchar la invitación del Padre,  para seguir a nuestro Señor Jesucristo? Tengan un bendecido Domingo. Mons. Juan M Bustillo.