Liturgias Dominicales

XXl Domingo Ordinario

Queridos Hermanos(as): En el Evangelio de este XX l Domingo Ordinario, El Señor te hace a ti la misma pregunta que entonces le hizo a sus Apóstoles: ¿Y tú, quién dices que soy yo? ¿Qué responderías?

Con su pregunta el Señor nos invita a descubrir y redescubrir día a día su verdadera identidad, a mantenernos firmes en la verdad revelada por Dios a Pedro, a no dejarnos seducir por las modas de opinión que tan fácilmente se difunden por el mundo entero, a no dejarnos llevar por lo que dicen aquellos que no conocen de cerca de Cristo. Sólo la Iglesia de Cristo fundada sobre Pedro posee y custodia la verdad sobre Jesucristo, sólo ella es capaz de dar la respuesta acertada sobre la identidad de su Señor. Por ello, si andamos confundidos por las miles de opiniones que se dan sobre la identidad de Jesús, acudamos a la Iglesia, escuchemos su voz maternal, confiemos en lo que ella también hoy nos revela sobre Jesucristo.

Acudamos al Señor día a día, renovemos nuestra adhesión y amor, supliquémosle la fuerza de su gracia y esforcémonos pacientemente en vivir de acuerdo a lo que junto con Pedro y toda la Iglesia creemos y profesamos. No nos cansemos de poner al Señor en el centro de nuestras vidas, conscientes de que Él y sólo Él es el camino y la verdad que conducen a la vida plena, a la vida en plenitud, a la vida eterna. Quien en Él confía, no quedará defraudado. Y Uds. mis Hermanos (as) que le responderán a Jesús, nuestro Señor. Tengan un bendecido Domingo. Mons. Juan M Bustillo.